jueves, 27 de noviembre de 2008

Nueva Prueba Puertorriqueña de Aprovechamiento Académico (PPAA)

Nueva prueba para romper “la botella”
Medirá destrezas de redacción y análisis crítico, en vez de memorización.
Por Cynthia López Cabán / End.cynthia.lopez@elnuevodia.com
Con un mayor énfasis en el análisis crítico, el razonamiento lógico y la gramática estrenará en abril de 2009 la nueva Prueba Puertorriqueña de Aprovechamiento Académico (PPAA) del Departamento de Educación.
Los cambios responden a los nuevos estándares de contenido y expectativas de aprendizaje trazados por la agencia, afirmó ayer el secretario de Educación, Rafael Aragunde.
Además, pretenden atender las críticas de algunos grupos como la Federación de Maestros que argumentan que este instrumento no sirve para medir el aprovechamiento real de los estudiantes.
“Buscamos superar el modelo de memoria o bancario, en el cual se demuestra por memorización lo que sabe”, indicó Yolanda Vilches Norat, subsecretaria de Asuntos Académicos, en una rueda de prensa.
Para atender esta meta, el nuevo formato incorpora preguntas abiertas y de respuesta extendida en las cuales el estudiante muestra su dominio de la redacción y su capacidad analítica.
“Nos movemos de una prueba solamente de burbujas (llenar círculos) a una prueba que requiere mayor nivel de pensamiento y de expresión de parte de nuestros estudiantes”, afirmó la profesora Carmen Ramos, del área de Asuntos Académicos de la agencia.
Explicó que la selección múltiple no se eliminó totalmente de las pruebas porque existen preguntas que se responden de esta manera, pero aclaró que se incluyeron preguntas en las diversas materias que componen la prueba.
Indicó también que los maestros trabajaron en las reglas que se utilizarán para calificar las respuestas escritas de los estudiantes “de manera que sean unos criterios uniformes y objetivos”.
Los maestros recibirán talleres la semana próxima para que puedan elaborar pruebas y ejercicios en su salón de clases para “alinearlos” con las nuevas pruebas.
El debut de este examen, que tuvo un costo de $22 millones, viene acompañado con nuevas metas de aprovechamiento. Para el 2009 el objetivo es que el 66.5% de los estudiantes alcancen un nivel proficiente y avanzado en la prueba de español, un 69% en matemática y un 34% en inglés.
Sobre la tendencia de los estudiantes a obtener porcentajes menores de aprovechamiento en español en la escuela intermedia, Aragunde respondió que “esto puede mejorar. No estamos satisfechos todavía (con los resultados)”.
Anualmente unos 280,000 estudiantes del tercero al octavo grado, y de undécimo toman esta prueba.
El resultado del examen se utiliza para medir el cumplimiento con la ley federal “Que ningún niño quede rezagado”, que exige que para el 2014 el 100% de los estudiantes alcance los niveles de proficiente y avanzado. Más de 700 de las 1,524 escuelas se encuentran en plan de mejoramiento por arrojar resultados deficientes en este examen.
En otros temas, Aragunde también aclaró que la Isla fue eximida de tomar la prueba de aprovechamiento que ofrecerá el National Assessment Education Progress en el 2009 porque ésta no se ajusta a la realidad de Puerto Rico. La agencia trabaja con la entidad federal para desarrollar una nueva que responda a la realidad cultural y lingüística de los estudiantes boricuas.